NO PARAN LAS TENDENCIAS SEXUALES, ¡LLEGAN LAS CHICAS UNICORNIOS!

 

En la actualidad son muchas las tendencias sexuales que han surgido, además, de las ya conocidas. Por ejemplo el ser heteroflexible, homoflexible y pansexual entre algunas otras, el modo como la gente disfruta su vida sexual cambió; pues cada vez las masas experimentan diferentes formas de explorar el placer erótico o coito.

Es por eso que traemos acotación esta nueva moda conocida como las chicas unicornios. Últimamente muy mencionadas en el ámbito sexual y que cada vez toma más fuerza en el terreno de las relaciones de pareja.

 

¿Qué significa ser una chica unicornio?

Cuando se habla de una chica unicornio, no hacemos referencia a un unicornio humano o a una chica que se disfraza de uno. Hablamos de una mujer independiente, que no quiere tener una relación formal, ni mucho menos tener hijos. Nos referimos a una mujer bisexual, que entra a formar parte de un trío.

En estas relaciones la chica bisexual encuentra una pareja heterosexual, con la cual entabla una relación. El hombre es hetero y su esposa o novia, también es bisexual, de esta manera la nueva ingresa a la relación ya establecida, pero con ciertas reglas; no puede incluir sentimientos y emociones, solo estará allí para dar y disfrutar del placer.

 

¿Qué es una relación unicornio?

En el terreno sexual, el termino unicornio es utilizado para referirse a una mujer u hombre bisexual, los cuales, están interesados en ser la tercera persona en una relación de pareja ya conformada. Se debe aclarar que hay unicornios de todo tipo, homosexuales, heterosexuales, pero la gran mayoría son bisexuales, ya que es más factible que los cónyuges o novios busquen a una persona que interactúe con los dos.

De hecho existen Apps creadas exclusivamente para buscar relaciones unicornios, también es posible por las redes sociales comunes como Tinder, Facebook, Twitter, Badoo entre otras.

Reglas más comunes en el sexo unicornio

Al ingresar a este tipo de amoríos la pareja oficial impone una serie de reglas que el tercero debe cumplir a cabalidad, las más usadas son:

  1. No deben incluir sentimientos:

La persona que entra a formar parte del acuerdo sexual debe tener claro, que no podrá desarrollar un apego emocional por ninguno de los otros dos involucrados, debido que a la pareja no le interesa formar lazos, solo quieren tener un momento agradable, explorando otras formas de erotismo. Casi siempre la relación oficial termina aburriéndose después de algún tiempo, por lo que es importante que el tercero no haya empezado a sentir nada por el resto.

  1. Definir los límites:

Se deben acordar muy bien los límites de esta nueva relación. Que puede hacer el invitado y que no, por ejemplo, si la pareja tiene una discusión el unicornio no deberá interferir, ni emitir ningún juicio, eso corresponde a los oficiales, a menos que estos decidan lo contrario. Los tres deben conversar a tres bandas, ya sea por whatsapp u otra aplicación, pero todos deben estar al corriente de lo dicho en la conversación.

  1. Primer encuentro:

El primer encuentro debe ser en un lugar público, conocerse más a fondo, pactar los lugares y horas donde se realizara la acción entre los tres y tener plena conciencia de lo que se establece.

  1. Igualdad en el sexo:

Aquí también entra a decisión del matrimonio, pues ellos decidirán si quieren que el tercero tenga encuentros sexuales con los dos o con uno mientras el otro observa. Generalmente es con los dos, por lo cual, se le pide a la tercera persona que trate a ambos con igualdad, sin excluir a nadie. No está permitido citarse y menos tener sexo con uno solo de los miembros de la pareja oficial.

  1. Acuerdo de exclusividad:

Casi siempre se le exige al recién llegado (@) que se dedique solamente a la pareja, aclaro deberán existir excepciones, pero eso lo arreglaran los tres antes de iniciar con la relación.

  1. Decisión del final:

Quien decide cuándo termina la relación es la pareja original, por lo tanto la tercera persona deberá aceptar la decisión sin refutar. Aunque hay casos en donde ocurre lo contrario.

Lo malo de ser unicornio

Como no todo puede ser color de rosa, lo malo de ser una mujer unicornio o un chico en caso de que sea hombre, es que no puedes tomar muchas decisiones y debes someterte a la mayoría de las reglas impuestas por la pareja original. De hecho muchas féminas consideran que esta práctica solo trata a la persona como un objeto sexual y nada más.

Sin embargo hay individuos que han disfrutado de relaciones como estas y se han sentido beneficiados y conformes con lo obtenido. Por eso es fundamental abrir un canal de comunicación eficaz y claro, entre la pareja original y el tercero en cuestión, para evitar malos entendidos que puedan complicar el acuerdo.

En su mayoría son las parejas las que buscan a una tercera persona, por tanto, encontrar a un sujeto que sea del agrado de los dos, a veces trae problemas y conflictos en entre los mismo miembros de la relación oficial, además de que no siempre funciona a la primera. Por eso es frecuente que lo intenten en distintas ocasiones, ya sea porque no han encontrado a alguien indicado o quieren cambiar de persona para no entrar en la monotonía.

¿Que opina la gente acerca de las relacione unicornio?

Manuel

“Cada cabeza es un mundo, todo sería mejor si respetáramos la privacidad de cada persona. Saquemos los prejuicios afuera, ya basta de pensar en el que dirán, la vida es un raro y pasa muy rápido por eso debemos actuar con responsabilidad; pero aprovechado las oportunidades que llegan.”

Sandra

“Desconocía el concepto, no sé qué decir, no me gustan mucho esas cosas, yo prefiero estar con mi esposo y no compartirlo con nadie, de por sí ya soy muy celosa (risas), pero no lo siento de mi agrado, pero si otro lo quiere hacer también es respetable, pero no se… No lo comparto.”

En fin este tipo de relaciones permite disfrutar de una libertad sexual, al igual que el bondage, sexo anal, el uso de lencería y juguetes eróticos, dejemos que sean las mismas personas que decidan si practicarla o no. Liberémonos de tabús mentales, ya que cada quien decide lo que hace en lo privado de su habitación.

Mientras las cosas fluyan con respeto y una buena educación todo es posible. Probar y explorar diversas formas de sugestión en el sexo es algo único; por tanto dejemos que los que quieren ahondar algo diferente se arriesguen, cada quien decide cómo vive su vida. Así lo dice este popular refrán, “que hablen, que digan, que inventen… Que yo no vivo de la gente”